En el Tantra, es sexo no es una acción. No es una más de las actividades que realiza la especie humana. El sexo es una energía que existe por sí sola. En cuanto sepas percibirla, comprobarás cómo empieza a moverse. Pero, ¿en qué exactamente la energía sexual? ¿Es la sensación que se desencadena en tus genitales cuando te excitas? ¿Se trata del deseo sexual que sientes por otra persona? ¿Es el sentimiento cálido y cariñoso que te despierta la persona a la que amas?

El primer paso para entrar en contacto con tu energía sexual es aprender a sentirla. La energía sexual es una energía física real, no sólo un deseo, un pensamiento o una emoción. Permíteme que te explique a qué me refiero. Prueba esto: frota fuerte las manos durante diez segundos. Para un junta las manos sin que las palmas se toquen del todo. ¿Sientes esa pequeña fuerza caliente que corre entre tus manos? Acabas de crear energía en tus manos a partir del movimiento. En este caso, has usado la fricción.

Ahora vuelve a frotar las palmas de tus manos. Siente la energía entre ellas.

  • Coloca las manos sobre el corazón y envíale esa energía. Respira. ¿Te notas más caliente el corazón? ¿Eres más consciente de su presencia en tu cuerpo?
  • Acabas de usar la intención y el movimiento para crear energía en una zona de tu cuerpo y enviársela a otra. Este es el primer paso para convertir la totalidad de tu cuerpo en un órgano sexual.

Pero, ¿la energía que acabas de crear es sexual? Por supuesto que lo es. No hay diferencia entre energía sexual y energía creativa, o entre energía sexual y energía para ir al trabajo, o entre energía sexual y energía para bajar la basura. Todo es energía vital.

El desplazamiento de la energía sexual por el cuerpo -ya sea el tuyo o el de otra persona- no tiene nada de esotérico. Cualquier persona puede hacerlo. No tienes que ser un médium, tampoco es necesario que te apuntes a un cursillo de espiritismo. Lo acabas de hacer sirviéndote de algo tan sencillo como el movimiento y el pensamiento. El Tantra te ofrece un abundante repertorio de técnicas ingeniosas para generar, hacer circular y usar la energía sexual. Vamos a explorar algunas de ellas.

Kundalini, chi y la flauta interior

kundalini

Kundalini

En la tradición yoga (que incluye el Tantra), nuestra energía sexual recibe el nombre de Kundalini. Se representa con una serpiente enroscada en la base de nuestra columna. Mediante la práctica consciente, podemos despertar esta serpiente de energía que duerme en el primer chakra y active finalmente la glándula pineal en el séptimo chakra. Cuando la glándula pineal queda activada, se experimenta un gran cambio en la consciencia. Los yoguis entienden el Kundalini como la energía de la evolución y el progreso humanos y advierten de que, si se despierta antes de tiempo o de forma demasiado brusca, puede provocar serias dificultades. Así de poderosa es esta fuerza.

Ching-Chi

En la tradición Taoísta China, la energía vital recibe el nombre de Chi. La energía sexual se llama Ching-Chi. El Chi viaja por un gran circuito eléctrico llamado órbita microscópica. Dicha órbita consta de dos canales: el posterior (canal gobernador) y el anterior (canal funcional). El canal posterior empieza en el perineo y asciende por la parte posterior del cuerpo. Sube por la columna y el cuello hasta llegar a la coronilla, desde donde desciende por la frente hasta llegar al hueco entre la base de la nariz y el labio superior.

El canal anterior por la parte de la punta de la lengua, baja por la garganta y sigue la línea central del torso hasta llegar al perineo. En esta tradición, dejar que la energía fluya hacia abajo por el canal anterior es tan importante como hacer que ésta ascienda por la columna. Este flujo de energía supone un reconocimiento de la especial naturaleza del ser humano: somos simultáneamente cuerpos que ascienden a lo espiritual y espíritus que descienden hacia lo corporal.

Flauta Interior

Otra tradición de origen taoísta menciona la flauta interior, un tubo de energía (sin correlato físico) que asciende por el núcleo del cuerpo y conecta las principales glándulas endocrinas y los siete chakras. Me gusta imaginarme el cuerpo como una flauta de bambú -la carne, los huesos, la sangre, todo forma parte del bambú-. La flauta está hueca; dentro sólo hay un espacio vacío. La energía sexual sube y baja por el cuerpo a través de esta flauta de bambú, como podrás comprobar personalmente cuando uses la técnica del agarrador, método de origen taoísta para la consecución de orgasmos de aliento y energía.

La energía vital sexual recibe otros muchos nombres. Cada tradición tiene su propia forma de llamarla, así como sus propios métodos para trabajar con ella. Numerosas prácticas, en muchas culturas distintas, son prácticamente indistinguibles. Las diferencias de detalle se traducen en variaciones sutiles y fascinantes sobre los temas. Estas son en el Tantra y el Tao pero sigue el camino que te marque la energía que acumules en tus exploraciones sexuales y crea tus propias prácticas, tradiciones y rituales.

Descubre un mundo lleno de paz y armonía con nuestros masajes profesionales Tantra en el Centro de Madrid. Nuestras masajistas profesionales harán que desconectes de la Ciudad y sientas el mayor relax jamás experimentado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
EnglishFrenchSpanish
622915999